Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘libertad’

El artículo de Pérez-Reverte de esta semana me ha traído nuevamente a la mente un artículo que escribía hace unos meses participando en el foro de un buen amigo sobre la “policía del lenguaje políticamente correcto”. La última que denuncia ahora Pérez-Reverte es la “guía del lenguaje heterosexista” aprobada promovida por la Comunidad Valenciana; y cuyo objeto es ser “herramienta útil y directa de lucha contra el patriarcado y el heterosexismo a través del lenguaje”. Se propone, por ejemplo, desterrar odiosos “esquemas que presupongan la existencia de un padre y una madre”; e invita al uso del palabrejo “LGTB”, en puesto de “homosexuales”, al considerar que este último promueve la invisibilidad de las lesbianas, de los transexuales y de los bisexuales…

LA POLICÍA DEL LENGUAJE POLÍTICAMENTE CORRECTO

Publicado en: http://limpiopensadores.wordpress.com/2010/11/13/la-policia-del-lenguaje-politicamente-correcto/

Quiero aprovechar este primer artículo que escribo en este foro para agradecer la invitación a colaborar en él de mi buen amigo Felipe Santa-Cruz, creador de este espacio “limpio pensadores”. Algo que ha hecho, además, de manera arriesgada, ya que me ha dado plena libertad para que escriba sobre aquello que entienda por conveniente, si bien por tratarse de un blog que cultiva las letras, a ellas trataré de ir refiriendo mis artículos y entradas. Ahora bien, a falta del arte que tiene mi querido Felipe para que de su pluma salgan bellas estrofas, no me queda otro recurso que la clásica prosa.

Y valiéndome de esta prosa española dedico este artículo a la policía del lenguaje políticamente correcto que determinados sectores sociales y políticos, con supina ignorancia, pretenden imponer. Un lenguaje en el que “el campesino” es “operador agrario”; hablar de una “persona negra” (sin connotaciones) es entendido como racista y hay que decir “persona de color”, o, como escribía en un artículo Pérez-Reverte sobre el uso del término “moro”, donde defendía a un pobre chaval que había sido igualmente reprendido por su profesora por haber llamado “moro” a los “moros”.  (más…)

Read Full Post »

Hace unos meses participaba en un interesante debate que se organizó aquí en Sevilla para inaugurar el Club de Debate “de iuris” de la Facultad de Derecho de la Universidad hispalense bajo el título: Toros, ¿cultura o tortura? Hoy, en el día en que el Parlamento catalán ha decidido prohibir la celebración de este espectáculo en su territorio autonómico, creo que es interesante reproducir aquí algunas de las reflexiones que en su momento hice para tratar de argumentar la ilegitimidad de la prohibición de nuestra Fiesta Nacional.

Un par de cuestiones previas. En el presente artículo cuando me refiera a ilegitimidad lo haré en un sentido más puramente “ético” que estrictamente jurídico. En una democracia se asume con carácter general que toda medida legal es per se legítima. Siendo esto cierto, yo voy a contraponer “legalidad” a “legitimidad”, en el sentido de considerar que puede haber medidas que aun cuando hayan sido aprobadas conforme a los procedimientos democráticos correspondientes, sin embargo pueden ser sentidas por un sector de la población como ilegítimas por vulnerar su escala de valores éticos –que en el fondo informan al Derecho-. Así, por ejemplo, la nueva ley del aborto puede resultar constitucional, pero un grupo de población sin embargo puede entenderla ilegítima y, en consecuencia, justamente ejercer su derecho a criticarla. De igual forma, en nuestro caso no voy a discutir la constitucionalidad de la ley, pero sí que trataré de poner de manifiesto su ilegitimidad por vulnerar un principio básico: la libertad. Y, como he señalado ya en alguna otra ocasión, asumo aquí esa visión de la libertad en sentido “negativo”, es decir, como el espacio exento a la intervención del poder político. Ese espacio en el que ni siquiera la mayoría democrática debe entrar a regular. Extiendo así las teorías de la libertad negativa de autores como Berlin o Constant a estos problemas de “excesos regulativos” que con tanta preocupación se vienen observando en nuestras democracias actuales (a este respecto léase la obra de Charles Fried “la liberad moderna y los límites del Gobierno”). (más…)

Read Full Post »

LA HUMANIDAD PUEDE SER DEFINIDA POR EL SOBERANO. Ésta es la pregunta que me he hecho en el último trabajo que he preparado sobre Historia constitucional. En él trato de poner de manifiesto hasta qué punto el soberano, el poder político, puede definir quienes son personas. Planteándolo de manera negativa seguro que se entiende mejor: ¿Puede el soberano, el poder político, negar las libertades más básicas a unas personas o grupos de personas? ¿Puede el soberano decidir que ciertos grupos humanos no son dignos de respeto de sus libertades y derechos fundamentales? O, ¿son los derechos humanos unos derechos inherentes a toda persona sobre los que ningún poder puede disponer? Incluso, ¿es posible la existencia de un despotismo constitucional?

Es un tema cuanto menos sugerente, aunque he de reconocer que el trabajo en sí mismo es más modesto, si bien en él pueden encontrarse algunas reflexiones que, al menos, y aun cuando no sirvan como conclusiones de gran valor científico, sí que nos podrán dar de qué pensar. (más…)

Read Full Post »

ABC ha promovido la firma de un manifiesto “Por la libertad de ir a los toros“, el cual yo he suscrito, aportando la siguiente reflexión que va más allá de mi gusto por la Fiesta Nacional, que puede o no ser compartido:

La Fiesta de los Toros forma parte de nuestro patrimonio cultural y es una excelsa expresión de arte y tradición, digna de reconocimiento y tutela por los poderes públicos y de respeto por la ciudadanía.

El intento de su prohibición no supone más que una actuación exorbitante de un Parlamento autonómico que quiere imponer por vía legal el modelo de buen nacionalista, diluyendo al individuo como mero integrante de una comunidad nacional.

Ésta, junto con otras medidas como aquellas que pretenden imponer una inmersión lingüística, suponen una grave agresión a la libertad individual, un atentado contra la libertad negativa tal y como la definieron Berlin o Constant, la libertad de quedar inmunes a la acción del gobierno, la libertad para poder buscar nuestra felicidad sin obstáculos. Ser libres no es sólo tener derecho a participar políticamente, sino también poder mantener un ámbito de actuación para el desarrollo personal exento de intromisiones por parte de terceros o de otros poderes. Olvidar esto, ha llevado históricamente a las mayores tiranías.

Frente a políticas que pretenden que los ciudadanos no son más que “sangre de su tierra”, yo vengo aquí a proclamar la dignidad humana y la libertad como valores superiores.

Germán T.

Read Full Post »

A falta de argumentos, el régimen de Castro se ve obligado a acosar a las Damas de Blanco. Como dicen estas valientes:

¡Libertad para los presos!

1.- Por cierto, ¿ahora los castristas van en Mercedes?. Va a ser cierto eso de que son revolucionarios.

2.- Cuando en nuestro país también se jugaba con la palabra (ver 1), (ver 2). ¡Bravo Yoani!

Read Full Post »

Foucault es un autor postmoderno el cual se plantea los distintos sistemas o formas de  “poder” sobre la sociedad. Ahora bien, frente a la visión clásica del poder (político) como  un poder absoluto, único y centralizado; Foucault plantea la existencia de un poder suave que todo lo cubre en la sociedad pero que penetra y es interiorizado por las personas sin necesidad de la imposición coactiva. Frente a la soberanía, plantea la disciplina.

El programa disciplinario se presenta entonces como un sistema  de control constante, capaz no sólo de mantener el orden, sino también de reformar la moral e, incluso, de aumentar la utilidad de los ciudadanos. Se trata de un poder que ya no se ejerce de manera centralizada sino que se da de una forma flexible y desinstitucionalizada. Se encuentra en todos sitios: en la escuela, en la Iglesia…

Este poder de disciplina, según Foucault, vuelve a las personas más dóciles y extrae como conclusión que la modernidad no liberó al individuo de ese poder “absoluto”, sino que hizo a los hombres rehenes de un nuevo sistema en el que el poder es más sutil. Esto lleva a que entonces las personas no puedan rebelarse contra ese poder, como uno se podía rebelar contra el tirano cuando éste ejercía el poder despóticamente. Según Foucault, la modernidad nos convierte así en cuerpos dóciles.

Pues bien, entran aquí ahora los “compadres”. Para quienes no los conozcan son una pareja de cómicos sevillanos que han alcanzado gran notoriedad presentando humorísticamente –pero con gran sentido crítico-, los clichés, por un lado, de una pareja de “sevillanitos pijos”; y, por otro, de unos “sevillanos hippies”. También añaden en ocasiones a una pareja de “canis” (conocidos en Murcia como “garrulos”). Parodian tres modelos sociales aparentemente opuestos, pero que, si observamos detenidamente, veremos como mantienen notables puntos en común e, incluso, se puede ver como aquellos que muchas veces se presentan como “auténticos” o, más allá, que creen que “rompen” con los modelos sociales; luego resulta que están perfectamente enmarcados y condicionados socialmente.

  

Así, los “Compadres” y Foucault me sirven para reflexionar sobre el extraordinario condicionamiento social que pesa sobre nosotros, el cual, sutilmente, nos impone un fuerte límite a nuestra libertad. Nos decimos libres para desarrollar nuestra propia personalidad, pero en realidad lo hacemos dentro de unos clichés sociales que nos vienen dados de tal manera que esa libertad se reduce sustancialmente. Unos clichés que se nos imponen de manera imperceptible, pero que de un modo u otro son los que nos garantizan estar “en” la sociedad y ser más “productivos” para la misma.

Elegimos entre incorporarnos a un grupo social u otro y asumir las pautas de comportamiento de ese o aquél sector en el que nos encajamos. Incluso aquellos que tratan de romper con los parámetros de la normalidad social, en realidad visten un mismo patrón y no son capaces de romper los lazos de esa normalidad social que hasta determina el patrón para el que quiere ser anormal…

Aquí conviene recordar también a Berlin, en la sección que dedica a la “retirada a la ciudadela interior” de su obra “Dos conceptos de libertad”. Berlin se refiere a la “autoemancipación tradicional” de los ascetas, como una búsqueda de la libertad y una forma de escapar así del juego de la sociedad. Berlin cuestiona que tal forma de libertad, suponga en realidad el ejercicio de la verdadera libertad individual, ya que no es más que una suerte de “huída hacia adelante”; no supone que haya un ámbito de libertad (individual) de la persona sino que ésta, para ser libre, se ve obligada a escaparse de la sociedad y a quedar aislada. Ello puede ser entendido como una forma de libertad positiva, pero nunca de la libertad negativa que él proclama.

En cualquier caso, la idea tradicional del individuo sólo sometido y levantado conforme a su libre voluntad, podemos al menos “cuestionarla” al ver esa “disciplina social” que “modela” al hombre. ¿Hasta dónde somos libres? ¿Hasta dónde somos auténticos? Es más, ¿podríamos convivir en realidad sin asumir tales “roles” ó “clichés” sociales?

Germán T.

Read Full Post »

Azaña

“La libertad no hace feliz al hombre; simplemente lo hace hombre”

Manuel Azaña

Read Full Post »

Older Posts »